BÚSQUEDA POR TAGS: 

POSTS RECIENTES: 

SÍGUEME:

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey

MEDIOS HERMANOS

Después de varios cambios de fecha por fin llega a la pantalla grande MEDIOS HERMANOS. La película nos habla de Renato (Luis Gerardo Méndez) quién es dueño de una exitosa compañía y a unos días de casarse recibe una llamada que abrirá una vieja herida del pasado. Por lo cual, tiene que viajar de urgencia a los Estados Unidos para cerrar un ciclo importante antes de empezar su nueva vida: Reencontrarse con su padre después de que lo abandonara siendo un niño.

MEDIOS HERMANOS no es una película mexicana, a pesar de que parte de su casting es latino, la producción es de lFocus Features y su distribución es de Universal Pictures. Luis Gerardo Méndez se ve con dirección al igual que Connor del Rio y Juan Pablo Espinosa, quien a pesar de no tener el protagónico hace un papel muy convincente para recibir elogios.


Fuera de que tiene errores de producción, continuidad y secuencia (como el incorrecto uso de un avión a control remoto), alguna trama forzada (como la secuencia del chivo que por momentos nos recordó a QUE PASÓ AYER?.) La película mantiene su esencia intacta. La seriedad del tema en un drama de fondo mezclándola con el humor de forma, les un claro intento de darle ese toque para poder verse en familia. Esta mezcla de géneros puede dar la sensación de estar viendo dos películas al mismo tiempo. Sin embargo, me quedo con la duda de lo qué hubiese pasado si se hubiera dado toda la película en tono serio.

Me lo puedo imaginar.

El mensaje de fondo no está a discusión y si soy objetivo, es lo que salva (de cierta manera) la película. Los personajes tienen carisma y empatía. La trama fuera de lo mencionado, te logra enganchar para saber su desenlace. MEDIOS HERMANOS no es la película innovadora del año , pero es aire fresco ante la necesidad de este tipo de mensajes en nuestros días. Una película sin muchas pretensiones para verse en familia, dejando en claro, que no hay que dejarle las decisiones importantes al estómago cuando no nos hemos arriesgado a ver las cosas desde una óptica diferente.