BÚSQUEDA POR TAGS: 

POSTS RECIENTES: 

SÍGUEME:

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey

LOS TRAPOS SUCIOS SE LAVAN EN CASA

En el año 2009 salió una película de producción panameña cuyo título es CHANCE: SECUESTRO A DOMICILIO. LOS TRAPOS SUCIOS SE LAVAN EN CASA. Una producción de humor negro donde nos habla de un par de empleadas domésticas que toman justicia por su propia mano al no recibir su sueldo por varias quincenas por parte de una familia compuesta por un político, una esposa “chic”, un par de hijas “fashion” acostumbradas a la buena vida y un niño que es el único que las trata bien.


Esta película involucró a tres países en su producción: Panamá, Colombia y Cuba. Bajo una entretenida dirección de Abner Benaim vimos buenas actuaciones que estaban a cargo de Francisco Gattorno, Aída Morales, Rosa Isabel Lorenzo e Isabella Santodomingo quienes bajo la música de Paté de Fuá lograron una comedia entretenida que mostraba de una forma irónica la lucha de clases sociales específicamente entre “patrón” y empleado.


Dijo Cerati en su momento: “Lo que para arriba es excéntrico, para abajo es ridiculez”.



Ahora llega la versión mexicana con el simple título de LOS TRAPOS SUCIOS SE LAVAN EN CASA donde veremos las actuaciones de Arath de la Torre, Giovanna Zacarías, Lisset, Angélica Aragón y por ahí una aparición muy agradable del veterano José Alonso. El resultado se culmina en una pregunta: ¿Era necesario un remake de una película que todavía se mantiene actual y funciona?.


La respuesta es no.


LOS TRAPOS SUCIOS SE LAVAN EN CASA (la versión mexicana) queda muy lejos de proponer algo diferente o de perdido mantener el espíritu de la película original. No se define y se ve un muy forzado intento de caer bien intentando hacer reír abusando de la sobre actuación. La película no termina de aterrizar por donde llevar la historia, las lagunas narrativas crean huecos argumentales que uno como espectador no sabe como solucionar. Los personajes no terminan de conectar con la audiencia y al final te da igual que es lo que suceda.



Por un momento me quedé pensando si dentro del remake fuera buena la idea de convertir esta historia en un drama, no hubiera sido un mejor retrato sobre una realidad muy cercana.


No se trata de no apoyar el cine actual mexicano.


Se trata de apoyar cosas que valgan la pena.