BÚSQUEDA POR TAGS: 

POSTS RECIENTES: 

SÍGUEME:

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey

EN EL BARRIO


Hacer un musical tiene su nivel y grado de dificultad. Sobre todo cuando es una adaptación de un musical que viene con un prestigiado aval como lo genera Broadway. A pesar de “matar” la sensación de la música y baile en vivo, se compensa con esa magia surrealista que el cine le pueda dar. Las limitantes técnicas (no creativas) del teatro pueden convertirse en una fortaleza en el cine.

Es como una ley del alquimista. “Para crear algo nuevo, algo de igual valor debe de darse a cambio”.

EN EL BARRIO es un musical que llega a pantalla grande adaptado del éxito de Broadway del año 2008. No hay duda que su fotografía, dirección de arte, coreografía y producción musical es impecable. Tiene escenas memorables y personajes tan bien diseñados, que bien se palpan con todo lo que debe de llevar un personaje de un musical.

Impecable.


Pero siendo objetivo y sin caer en el hype contagioso de los ritmos latinos, debo de comentar que esta hermosa caja de regalos está vacía.

Este musical originalmente tiene como detonador un tema de arraigo. Un grupo de vecinos (quienes son comunicad latina) viven en el barrio de Washington Heights de NYC, el contraste cultural (aún entre latinos), temas de inmigración, raíces, denuncia social y la vinculación a la tierra que los vió nacer contra los sucesos que tienen que enfrentar en la búsqueda del sueño americano. El sufrimiento de dejar todo atrás y la curva cumbre, donde inevitablemente llegará el punto donde tienes que decidir si seguir adelante para alcanzar tus sueños o regresar al nido aceptando la realidad de la que escapaste.

EN EL BARRIO toca esos temas de forma muy superficial, sin generar reflexión ni emoción. Se concentra en la música, el baile, vestuarios, y hacer escenas muy memorables (como el baile en la pared de un edificio) y la mejor (y más cercana al propósito original de este musical) el canto de cierre de la abuela cubana. EN EL BARRIO se olvida a tal grado del fondo, que en la misma forma no hay actores ni bailarines afrolatinos. Situación tan criticada, que el mismo Lin-Manuel Miranda, (autor y responsable) tuvo que salir a pedir disculpas públicamente.


Mostrar las diversas banderas de los países latinos de forma fugaz en una sola escena no salva el objetivo. (Y más a mi favor), con esto queda claro, que para nuestros amigos del norte, todos los latinos son iguales.

No negaré que EN EL BARRIO es visualmente fantástica y musicalmente fenomenal, pero no puedo olvidar el propósito y objetivo con el cuál fue creada de origen.

“Un sueñito” que en México se podría llamar “un coyotito”.