BÚSQUEDA POR TAGS: 

POSTS RECIENTES: 

SÍGUEME:

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey

ROCKETMAN

¿Es una biografía?

No.

¿Es un musical?

No.

Son ambas cosas.

ROCKETMAN es sin duda una de las películas más esperadas y publicitadas del año.

Elton John es uno de los músicos más representativos del Reino Unido. Su trayectoria está llena de egocentrismos, vicios y excesos en todo lo que Dios no perdona. Esto ha hecho de Sir Elton John un personaje fuera de serie.

Su vida está tan llena de anécdotas, subidas y bajadas, que bien vale la pena conocer más allá de las canciones, siendo ROCKETMAN considerándose esta producción como un homenaje en vida.

La película tiene un formato y estilo en su narrativa más parecido a EL GRAN SHOWMAN, donde escucharemos un -playlist – de éxitos de Elton John creando una conexión inmediata con la nostalgia de muchos y el primer encuentro de otros.

Dice la sinopsis al pie de la letra:

ROCKETMAN es una épica fantasía musical sobre la increíble y humana historia de los años en los que Elton John se convirtió en una estrella. La película sigue el fantástico viaje en el que el tímido prodigio del piano Reginald Dwight (nombre real), se convirtió en la icónica superestrella internacional de la cultura pop Elton John.

Sería imposible no voltear a ver de “reojo” a RAPSODIA BOHEMIA y hacer ciertas comparativas informales (aunque estén en diferentes circunstancias) pero la diferencia de tiempo entre ambos estrenos nos obliga a sentar en la misma mesa a Freddie Mercury y a Elton John.

De la tragedia a la fiesta.

ROCKETMAN pega más fuerte sobre la mesa al mostrar mayor libertad para hablar sobre temas polémicos. No los lleva al escándalo, pero si les da el valor suficiente para hacer el contrapeso en el camino de Elton John para mostrar su madurez y redención. RAPSODIA BOHEMIA se queda en la superficie y trata a Mercury de forma muy “especial” para evitar crear una polémica que pueda dividir la opinión y fracturar la imagen de este ícono.

Los puntos criticables de ROCKETMAN, es que a pesar de que se siente la libertad de tocar los demonios de Elton John, se detiene para no tocar fondo y ser enjuiciado por la opinión pública. Por otro lado, se siente esa forzada necesidad de Sir Elton John de justificar la existencia de esos demonios y la urgencia de dejar en claro que la redención llegó a su vida.

Cada canción tiene su valor y razón de ser en la historia, pero ROCKETMAN no despega completamente al perderse más en la producción visual que en la musical. Sin embargo, es más que suficiente para salir del cine cantando sus canciones o en búsqueda del soundtrack.

Lo interesante de ROCKETMAN, es que no es una historia contada por terceros ni mucho menos post-mortem (otra de las diferencias a RAPSODIA BOHEMIA). Elton John se sienta a dirigir – indirecta y sutilmente - al lado del director Dexter Fletcher y reúne a muchos del equipo que conoció en KINGSMAN 2 (donde curiosamente Elton John interviene como “él mismo" en un papel muy divertido).

La producción se divide entre el mismo Elton John, David Furnish (su marido) y Matthew Vaughn (productor de la saga de KINGSMAN). Taron Egerton, quien es protagonista de KINGSMAN, repite el protagónico de forma espectacular interpretando al mismísimo Elton John. A diferencia de Rami Malek (Freddie Mercury), Egerton para sorpresa de todos toma el micrófono y canta realmente.

¿Podríamos considerar a ROCKETMAN como KINGSMAN 3?

No.

Es broma.

ROCKETMAN es una buena opción de fin de semana.

Especial para los fans.

Entretenida para los que no.

Cinecrófagos Showtime D.R. 2018

  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • YouTube - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro